PLEASE DONATE!

What can you do to save primates and forests?

 NPC Donations
news-top-img.png

MANIFIESTO - ¡LOS ANIMALES SILVESTRES NO PUEDEN SER MASCOTAS!

Somos una organización con muchos años de experiencia y dedicación en la investigación y lucha contra del tráfico de fauna silvestre en el Perú, por lo tanto hacemos algunas observaciones profundas sobre nuestra posición como organización y los principales argumentos que tenemos respecto a esta problemática.

Es importante para nosotros aclarar algunos puntos claves.

Punto 1. ¿Los animales silvestres, pueden ser mascotas?

Los animales silvestres no son mascotas, la gran mayoría de los animales que encontramos en casas han nacido en el bosque, fueron capturados, manipulados y transportados en terribles condiciones para luego ser comercializados. Muy pocos de ellos llegan a ser adultos.

La mortalidad de estos animales depende de la especie, el tipo de comercio y transporte, pero en general se estima que, por cada animal comercializado, otros 5 a 10 mueren, ya sea en el transporte o durante los primeros días de cautiverio.

En el caso de animales con especial cuidado parental, como los mamíferos, la madre es asesinada para poder acceder a la cría ya que las madres defienden con su vida a sus bebés.

En conclusión, los animales silvestres no pueden ser, de ninguna manera, mascotas por cuatro razones básicas e importantes:

  • Sus requerimientos nutricionales no pueden ser cubiertos en cautiverio, ya que los animales silvestres consumen una gran variedad de frutos silvestres, insectos e inclusive tierra, para cubrir sus necesidades metabólicas.
  • Sus requerimientos sociales y de comportamiento no pueden ser atendidos, la mayoría de los animales silvestres usados como mascotas, viven en grupos, se trasladan grandes distancias e interactúan con muchos otros individuos y especies. Al encontrarse enjaulados, amarrados o incluso “libres” en una casa, no reciben la estimulación necesaria. Generando estrés que, sumado al aburrimiento, literalmente los enloquece. 
  • Los animales silvestres son víctimas de maltrato al ser confinados al cautiverio. A pesar de todos los esfuerzos que hagamos por darles bienestar y "amor", no es posible que reemplacemos a los de su propia especie. Por lo tanto,  los sentenciamos a una vida de estrés y soledad.
  • Los animales silvestres pueden traer con ellos graves enfermedades que amenazan a la salud de las personas. Por ejemplo, hace unos años una niña murió de Rabia en Lima. La rabia fue ocasionada por una mordida de su “mascota”, un mono machín. Se ha encontrado una gran variedad de enfermedades virales, bacterianas y parásitos en los animales silvestres que son vendidos en los mercados de Perú. Estos representan un riesgo para la salud pública y en muchos casos son mortales. Además, como los animales silvestres nunca son realmente domesticados, los animales más dóciles y tranquilos se vuelven agresivos cuando llegan ser adultos.

 

Punto 2. ¿Cómo está el trabajo de las autoridades encargadas de fauna en Perú?

La magnitud del tráfico de fauna en Perú es inmensa, aunque es difícil de comparar cifras porque no hay números reales, de acuerdo a nuestra experiencia opinamos que Perú tiene los más altos índices de tráfico en América Latina y una de las más bajas respuestas del estado frente al problema.

La gente no sabe dónde ni cómo realizar denuncias de trafico de animales silvestres, no tienen confianza en las autoridades por malas y repetidas experiencias, y no reciben información clara de las autoridades sobre que es permitido y que no. Lo más preocupante es que la mayoría de autoridades no están capacitadas y no entienden las leyes de fauna silvestre, las mismas leyes que ellos son responsables de aplicar.

Las autoridades en muchas de las regiones, no pueden reconocer las especies, no están capacitados para manipular fauna y diagnosticar el estado de salud de los animales, en muchos casos no se interpretan correctamente las leyes, no cuentan con recursos y/o personal para controlar el tráfico de fauna, y también existe mucha corrupción, entre muchos otros problemas más.

La legislación es confusa, complicada y cambia frecuentemente. La institucionalidad es aún peor. Hay varias instituciones y cada una se encarga de aplicar solo la parte de la ley que le corresponde y en la mayoría de las regiones la coordinación y articulación entre las instituciones es casi nula.

La mayoría de las autoridades no percibe la tenencia de fauna silvestre como mascotas como un crimen de verdad. Durante las intervenciones de rescate de fauna silvestre, es muy común escuchar policías, fiscales y funcionarios de las autoridades regionales, , hacer comentarios en tono de burla y fuera de lugar. Por ejemplo, “que rica es la sopa de motelo”, o en ocasiones se quieren llevar alguno de los cientos de loros decomisados a sus casas como mascotas. Estos, entre otros,  comentarios desatinados, son oídos por los propios infractores. De esa forma, es imposible demostrar autoridad, compromiso y mucho menos profesionalismo con su trabajo y mucho menos es la forma de educar a los intervenidos.

Sin embargo, esta situación no detiene el deseo de trabajar con las autoridades apoyándolos en mejorar su gestión o, en caso que no tengan la voluntad de cumplir sus funciones, denunciarlos. Además, debe quedar claro, que la pobre situación de las autoridades no es una maldición, es una decisión política. La incapacidad de las autoridades es el resultado directo de la corrupción en los niveles más altos, ya que en la mayoría de casos eligen personal no capacitado que además no cuenta con los recursos necesarios y aunque en algunos casos existe la voluntad, finalmente dejan todos los procesos abandonados.

No podemos seguir haciéndonos de la vista gorda ante esta dañina actividad ilícita. Si queremos que la fauna peruana sobreviva para el futuro, debemos luchar. Algunas veces junto a las autoridades ambientales y otras en contra de ellas, hasta que la situación mejore.  

 

Punto 3. ¿Existen centros de rescate en Perú?

Sí, existen centros de rescate en el Perú.  Algunos de estos centros son conocidos internacionalmente por su excelente trabajo. Estos centros reciben animales silvestres y les brindan adecuadas condiciones de vida.

Sin embargo, estos centros no reciben ningún apoyo del Gobierno Peruano y por el contrario, los requisitos burocráticos que se exigen para su operación aumentan constantemente. Estos centros, que en su totalidad son privados, emplean sus limitados recursos en costear las trabas burocráticas impuestas por SERFOR y en pagar las multas aplicadas por OSINFOR, por temas administrativos. Por esta razón, algunos centros han decidido abandonar su trabajo en Perú, o han optado por no recibir más animales.

Si queremos solucionar el problema de los centros de rescate en Perú, tenemos que recordarle a SERFOR que tiene la obligación de crear sus propios centros de rescate manejados por el Estado (Existen planes, pero ninguno en ejecución) y buscar maneras de apoyar estas iniciativas privadas que brindan servicio al Estado, no dificultar su labor con un sin-fin de exigencias burocráticas y financieras.

Adicionalmente, estos centros de rescate tampoco reciben suficiente apoyo de la sociedad civil, con donaciones, voluntarios y especialmente de profesionales como biólogos y médicos veterinarios. Sería muy bueno que más veterinarios y biólogos apoyen a las autoridades después el rescate o a la recuperación de estos animales, , ya sea en manos de las autoridades o en los diferentes centros de rescate.

Punto 4. ¿Es posible liberar fauna rescatada de regreso a la vida silvestre?

Las víctimas del tráfico sufren severos traumas físicos y emocionales y no todos pueden recuperar. En cautiverio olvidan como buscar su alimento, defenderse de depredadores y olvidan también como interactuar con los de su especie. La idea generalizada de que todos los animales recuperados van a ser liberados y vivir felices en el bosque es dañina, porque hace que la gente no entienda la gravedad de los efectos que tiene el tráfico de fauna sobre los animales.

Sin embargo, hay experiencias positivas en todo el mundo de recuperación, rehabilitación y liberación de fauna rescatada hacia su medio natural. Las liberaciones pueden ser riesgosas para los individuos liberados y las poblaciones silvestres. Ya que los animales silvestresque estaban en contacto con humanos y animales domésticos al ser liberados, podrían contagiar a las poblaciones silvestres con enfermedades que no existen en su hábitat natural, pudiendo traer fatales consecuencias para poblaciones enteras. Sin embargo, hay maneras probadas para minimizar y eliminar muchos de estos riesgos. El gran problema en Perú es que NO EXISTEN LINEAMIENTOS DE LIBERACIÓN.

Esto significa que cada organización y/o institución realiza liberaciones de la manera que mejor le parece y no existen leyes para exigir que se siga un protocolo de liberación segura. Hace muchos años se discute la necesidad de estos lineamientos, sin embargo, todavía no existen. Este es un problema político que afecta a muchos animales a nivel nacional. Además, en los últimos años SERFOR aprueba muy pocas liberaciones y ese es uno de los principales motivos que causan que los centros de rescate se encuentre tan llenos, colapsados e incapaces recibir más animales. En conclusion, sí se puede liberar fauna rehabilitada de regreso al bosque de una manera segura, pero la falta de acción de SERFOR no permite que se haga en Perú.

Punto 5. ¿La Educación de la población es la solución para el tráfico de fauna?

La educación y la sensibilización son muy importantes. Con buena educación enfocada en que los animales silvestres tienen derecho a la libertad, es posible disminuir significativamente la demanda nacional de fauna silvestre como mascotas, y por ende reducir la oferta y la extracción de animales. Sin embargo no es suficiente. La educación ambiental funciona de forma lenta y lamentablemente, con los altísimos índices actuales de tráfico de fauna en Perú, muchas de las especies silvestres comercializadas no lograrán sobrevivir hasta que toda la población peruana esté debidamente sensibilizada. Se extinguirán, desaparecerán del Perú y en algunos casos del mundo.

Podemos seguir haciendo campañas y educando a los niños toda la vida, pero si por otro lado seguimos avalando la tenencia de animales silvestres como mascotas, ya sea haciéndonos de la vista gorda o peor aun apoyando y promoviendo la legalización de la tenencia de algunas especies por medio de leyes irresponsables, continuaremos sin solucionar el problema.

Estamos en el año 2017 y todavía NADIE en el Perú ha recibido una pena efectiva por tráfico de fauna silvestre, NADIE. Todo tipo de educación que intentemos impartir es inútil frente a esta fatal y contradictoria estadística.

Punto 6. ¿Si los animales silvestres provienen de un zoocriadero autorizado pueden ser mascotas?

¡No! Nacer en cautiverio no significa ser un animal doméstico. Los animales silvestres que nacen en zoocriaderos tienen exactamente las mismas necesidades que cualquier otro de su especie, necesidades que no son cubiertas fuera de su hábitat y grupo social.

Además, en muchos casos los zoocriaderos también son parte del tráfico. Primero, existen zoocriaderos que blanquean animales. Blanquear animales significa que extraen muchos más individuos de los bosques, los colocan en sus centros por un corto tiempo y luego los venden como si fueran nacidos allí. Las autoridades ambientales en su situación actual no tienen la habilidad para controlar estos casos de una manera eficiente. Por otro lado, si el zoocriadero es realmente legal y trabaja según la ley, los precios de los animales son altos. La tenencia de animales que fueron conseguidos legalmente puede atraer más gente a querer animales, y como los animales comprados en el mercado negro son significativamente más baratos, muchas personas van a elegir comprar animales de forma ilegal y con papeles falsos. Esta situación  confunde a las autoridades y disminuye su eficiencia aún más.

Punto 7. ¿Cómo sabemos si un centro de rescate es bueno?   

Un auténtico centro de rescate siempre considera el bienestar de los animales por encima de todo, especialmente de los beneficios económicos. Los animales deben encontrarse gozando de la máxima libertad posible, dependiendo de la especie y el individuo. Si no pueden ser libres, entonces deben vivir con dignidad y en condiciones lo más similares posibles a su estado natural, manteniendo los niveles de estrés al mínimo posible. Además, los animales deben recibir excelente atención veterinaria y una dieta balanceada, Pero la manera más rápida de saber si un centro de rescate realmente cumple su función o no, es analizar la forma en la que los visitantes interactúan con los animales. El mejor escenario,  es aquel donde no se permite turismo en los centros de rescate, así los animales pueden desarrollar su vida sin interrupciones y prepararse para su liberación interactuando con el mínimo número necesario de humanos para el mantenimiento del centro. Pero si el centro de rescate permite el turismo es extremadamente importante que el público mantenga distancia de los animales y en ningún caso debe existir contacto directo entre los animales y los visitantes.

En un verdadero centro de rescate los visitantes no pueden alimentar a los animales, no pueden tirarles piedras y ¡no los pueden tocar! Una regla simple, si vas a un centro de rescate y te tomas un “selfie” con un animal en el hombro, inmediatamente ¡debes denunciar el centro de rescate con las autoridades por falta de cumplimiento de sus funciones!

Conclusión

El tráfico de fauna es un crimen organizado, que representa peligros tanto para la naturaleza como los humanos y debe tratarse como tal, con fuerza y firmeza. Tenemos que entender que la ineficiencia de las autoridades es una decisión política, que puede y debe cambiar urgentemente. Es responsabilidad de la sociedad presionar y obligar a las autoridades a cumplir sus funciones y proteger a la fauna silvestre.

Como ciudadanos siempre debemos denunciar el tráfico y la tenencia de fauna silvestre, siempre. 

 

Guacamayos rescatados de ser

Mono choro en cautiverio. Foto: Ana Peralta

Reke: el oso rescatado, libre en un recinto de bosque solo para el.

Rescatado de un circo hace casi una década, Reke es un oso andino que vive en el Centro de Rescate de Biodiversidad cerca de Tarapoto en Perú. Cuando fue rescatado Reke contaba con un ambiente con vegetación de aproximadamente una hectárea, pero con el tiempo este se deterioró y desde entonces Reke pasó la mayor parte de su vida detrás de las barras de hierro de una pequeña jaula “temporal”. Gracias a una breve pero exitosa campaña en las redes sociales, Neotropical Primate Conservation (NPC) logró reunir el dinero suficiente para reparar su recinto original. Con la excelente colaboración y ayuda de las autoridades de San Martín y la Universidad Nacional de San Martín logramos concluir todo el trabajo de construcción del recinto a tiempo y liberar a Reke en su nueva casa el último día del año 2016. Después de haber estado encerrado tantos años en la pequeña jaula, como es lógico al principio estaba muy asustado y solo salía de su jaula por periodos cortos. Sin embargo durante esos momentos disfrutó del tiempo fuera, olía y probaba todas las hojas e incluso comenzó a subir y jugar un poco. Estamos seguros que con el pasar de los días tendrá más confianza y será feliz en su nuevo hogar, le deseamos mucha suerte. 

 

{jcomments on}

 

Reke. Foto: NPCReke. Foto: NPCReke. Foto: NPC

 

MANIFIESTO - ¡LOS ANIMALES SILVESTRES NO PUEDEN SER MASCOTAS!

El día de ayer hemos asistido a el taller “Animales Silvestres en Tu Hogar: Mitos y Verdades”. Como personas y organización con muchos años de experiencia y dedicación en la investigación y lucha contra del tráfico de fauna silvestre en el Perú, tenemos algunas observaciones muy profundas sobre algunas de las opiniones que fueron expresadas por parte de los ponentes de dicho taller. Es importante para nosotros aclarar algunos puntos clave.

Punto 1. ¿Los animales silvestres pueden ser mascotas?

Los animales silvestres no son mascotas, la gran mayoría de los animales que encontramos en casas han nacido en vida silvestre; es decir el bosque, luego fueron capturados, manipulados, transportados en terribles condiciones y comercializados. Muy pocos de ellos llegan a ser adultos.

La mortalidad de estos animales depende de la especie, el tipo de tráfico y transporte, pero en general se estima que por cada animal comercializado, otros 5-10 mueren en la cadena de tráfico, bien sea en el transporte o durante los primeros días de cautiverio.

Para animales con cuidado parental como los mamíferos, es necesario asesinar a la madre para poder acceder a la cría ya que ellas defienden con su vida a sus bebés.

En resumen a este punto, los animales silvestres no pueden ser de ninguna manera mascotas por dos razones básicas e importantes:

  • Sus requerimientos nutricionales nunca serán cubiertos total y adecuadamente en cautiverio ya que ellos utilizan gran variedad de frutos silvestres, insectos e inclusive tierra, que suplen sus necesidades metabólicas.
  • Los animales silvestres son víctimas de maltrato al ser confinados al cautiverio, ya que a pesar de todos los esfuerzos que hagamos por darles bienestar y "amor", nunca reemplazaremos a los propios de su especie, por lo que los sentenciamos a una vida de estrés y soledad,  lo cual modifica su comportamiento significativamente.

Punto 2. ¿Existen suficientes centros de rescate en Perú?

La falta de Centros de rescate fue mencionada repetitivamente ayer como una razón del porque los veterinarios que reciben pacientes silvestres, los atienden en su clínica y no hacen la denuncia de los casos a las autoridades para su decomiso.

Nuestra respuesta: Sí hay centros de rescate en el Perú.  Algunos de estos centros son conocidos internacionalmente por su excelente calidad. Estos centros reciben animales silvestres y les brindan excelentes condiciones de vida.

Sin embargo, estos centros no reciben ningún apoyo del gobierno Peruano y por el contrario, los requisitos burocráticos que exige el gobierno para su operación están aumentando constantemente. Estos centros, que en su totalidad son privados, deben gastar los pocos recursos que tienen en las trabas burocráticas que les pone SERFOR y en pagar las multas que aplica OSINFOR, también por temas administrativos. Por esta razón algunos centros han decidido terminar su operación en Perú o no recibir más animales. 

Si queremos solucionar el problema de los centros de rescate en Perú, tenemos que hacerle recordar a SERFOR que tiene la obligación de crear su propios centros de rescate manejados por el estado (Hay algunos planes pero no en ejecución) y buscar maneras de apoyar estas iniciativas privadas que están brindando servicio al estado y no perjudicarlos con un sin fin de exigencias burocráticas y financieras.

Estos centros de rescate tampoco reciben suficiente apoyo de la sociedad civil, con donaciones, de voluntarios y especialmente de profesionales como biólogos y médicos veterinarios. Sería muy bueno ver a los veterinarios que mencionaron este tema, rescatando estos animales silvestres con el apoyo de las autoridades y después apoyando a la recuperación de estos animales donde estén, ya sea en manos de las autoridades o en los diferentes centros de rescate, ¡PERO NUNCA ATENDIÉNDOLOS EN CONSULTORIOS Y MUCHOS MENOS CON ATENCIÓN A DIMICILIO!       

Punto 3. ¿Es posible liberar fauna rescatada de regreso a la vida silvestre?

Hay experiencias positivas en todo el mundo de recuperación, rehabilitación y liberación de fauna rescatada hacia su medio natural. Es verdad que estas liberaciones conllevan algún riesgo para los individuos liberados y la población en general. Sin embargo, hay maneras probadas para minimizar y eliminar muchos de estos riesgos. El gran problema en Perú es que NO HAY LINEAMIENTOS DE LIBERACIÓN.

Esto significa que cada organización y/o institución está haciendo liberaciones de la manera que mejor le parece y no hay ninguna manera legal de obligarlos a seguir algún protocolo de liberación segura. Son muchos años que se está hablando sobre la necesidad de estos lineamientos y todavía no están publicados. Este es un problema político que afecta a muchos animales a nivel nacional. Además, en los últimos años SERFOR casi no aprueba liberaciones y es una de las mayores razones que los centros de rescate estan tan llenos y colapsados y no pueden recibir más animales. Por lo tanto, sí se puede liberar fauna rehabilitada de regreso al bosque de una manera segura, pero la falta de acción de SERFOR no permite que se haga en Perú.

Punto 4. ¿Cómo está el trabajo de las autoridades encargadas de fauna en Perú?

Otra razón que han dado los veterinarios para su falta de intervención en temas de tráfico de fauna es que las autoridades no están cumpliendo sus funciones de una manera eficiente y las denuncias no son atendidas. En eso sí estamos de acuerdo, la situación de las autoridades ambientales en Perú es muy preocupante. 

La magnitud del tráfico de fauna en Perú es inmensa, aunque es difícil de comparar porque no hay números reales, por nuestra experiencia opinamos que Perú tiene los más altos índices de tráfico en América Latina y una de las más bajas respuestas del estado frente al problema.

La gente no sabe dónde hacer sus denuncias, no tienen confianza en las  autoridades por malas y repetidas experiencias, no reciben información clara de las autoridades sobre que es permitido y que no. Dentro de todo este problema lo más preocupante es que la mayoría de autoridades no están capacitadas y no entienden las leyes de fauna silvestre, las mismas leyes que ellos son responsables de aplicar.

Las autoridades en muchas de las regiones, no pueden reconocer las especies, no saben manejar fauna y diagnosticar el estado de salud de los animales, en muchos casos no hay una buena interpretación de las leyes, no tienen recursos o personal para controlar el tráfico de fauna y también hay mucha corrupción; entre otros muchos problemas más.

La legislación es confusa, complicada y cambia frecuentemente. La institucionalidad es todavía peor. Hay varias instituciones y cada uno se encarga de aplicar la parte de la ley que le corresponde y en la mayoría de las regiones la coordinación y articulación entre las instituciones es casi nula.

La mayoría de las autoridades no ve en la tenencia de fauna silvestre como mascotas un crimen de verdad. Es muy común escuchar policías, fiscales y funcionarios de las autoridades regionales, a la mitad de las intervenciones de fauna, hacer comentarios de burla y fuera de lugar sobre “que rico es la sopa de motelo” o en ocasiones quieren llevar alguno de los cientos de loros decomisados a sus casas como mascotas, u otros comentarios desatinados que son oídos por los propios infractores. Esto obviamente no es una manera de demostrar autoridad, compromiso y mucho menos profesionalismo con su trabajo y para nada es la forma de educar a los intervenidos.

Sin embargo, esta situación no es una excusa para no querer trabajar con las autoridades apoyándolos en mejorar su gestión o en caso que no tengan la voluntad de cumplir sus funciones, denunciarlos.

No podemos seguir haciéndonos de la vista gorda ante esta dañina actividad ilícita. Si queremos que la fauna Peruana sobreviva para el futuro, debemos luchar algunas veces junto a las autoridades ambientales y otras en contra de ellas, hasta que la situación mejore.   

 

Punto 5. ¿La Educación de la población es la solución para el tráfico de fauna? 

La educación de la población fue ofrecida como una solución para el problema de tráfico en Perú. Uno de los veterinarios en la mesa de diálogo ha mencionado que si seguimos con la educación en 50 o 100 años la gente va a entender que los animales silvestres no son mascotas.

Lamentamos decirlo, pero con los actuales y altísimos índices de tráfico de fauna en Perú, muchas de las especies silvestres comercializadas no van a sobrevivir 50 o 100 años; se van a extinguir, van a desaparecer del país y posiblemente del mundo. La educación y la sensibilización es muy importantes, pero no es suficiente.

Podemos seguir haciendo campañas y educar a los niños toda nuestra vida, pero si por otro lado seguimos avalando la tenencia de mascotas silvestres como mascotas ya sea por hacernos de la vista gorda o peor aun apoyando y promoviendo la legalización de la tenencia de algunas especies por unas leyes irresponsables, continuaremos haciendo el mismo daño.

Estamos en el año 2016 y todavía NADIE en el Perú ha recibido una pena efectiva por tráfico de fauna silvestre, NADIE. Cualquier tipo de educación que estamos intentando impartir es inútil frente a esta fatal y contradictoria estadística.

Conclusión

Queremos reiterar nuestro llamado a los veterinarios Peruanos que reciben casos de fauna silvestre en sus clínicas. Cuando atienden a un animal que llega sufriendo, están ayudando de una forma muy parcial a un individuo que va a regresar a las mismas condiciones donde sufrió el estrés y mal vivir que causó su enfermedad. Desde el momento que están recibiendo este animal están avalando y promoviendo el tráfico de fauna silvestre y es así que están ayudando a un individuo y al mismo tiempo poniendo en riesgo a la especie. ENTIÉNDASE QUE DE NINGUNA MANERA ESTAMOS DICIENDO QUE NO DEBEN AYUDAR A LOS INDIVIDUOS, LO QUE DECIMOS ES QUE DEBEN AYUDARLOS EN CONJUNTO CON LAS AUTORIDADES SUMÁNDOSE A UN ESFUERZO MUCHO MÁS GRANDE NO SÓLO DE SALVAR UN INDIVIDUO, SINO, TRATAR DE SALVAR A ESOS 10 QUE MURIERON PARA QUE ESE ÚNICO INDIVIDUO LLEGUE A SUS MANOS, E INCLUSO SALVAR A LAS ESPECIES, CREEMOS QUE ESTE ES UN ESFUERZO REAL Y SINCERO DE CONTROLAR Y REDUCIR EL TRÁFICO DE FAUNA SILVESTRE.

Sabemos que el tráfico de fauna es un crimen organizado, que abarca peligros tanto para la naturaleza como para nosotros los humanos y así lo tenemos que tratar conjuntamente, con fuerza y firmeza. También tenemos que entender que la ineficiencia de las autoridades es una decisión política, que puede y debe cambiar urgentemente. Es nuestra responsabilidad presionar y obligar a las autoridades a cumplir sus funciones y proteger a la fauna, dejando de lado la indiferencia hacia esta problemática.  

Pihuchos muertos victimas del trafico de fauna

 

Un nuevo libro de educación para niños

Este es un cuento corto para niños para enseñarles acerca del tráfico de vida silvestre. Cuenta la historia de una lorita, a quien un grupo de traficantes le roba sus bebés, y va en su búsqueda por la ciudad. En el camino conoce a dos niños que la ayudan a salvar a muchos otros animales del mercado negro de fauna silvestre, y a llevarlos a un centro se rescate. Al final, los animales so revivientes son liberados. El libro is un proyecto de NPC en conjunto con la Autoridad Regional Ambiental de Amazonas. Fue escrito e ilustrado por Yeissy Sarmiento y coloreado por Claudia Salazar. Por favor, siéntete libre se descargar el libro, leerlo a tus niños o usarlo como parte de algún proyecto de educación ambiental.

 

Haz click aqui para descargar 

 

La investigación de NPC conduce a la detención de un importante traficante de fauna.


Mono choro infante rescatado. Foto: Noga Shanee/NPCNoga Shanee de NPC, acompañada por un equipo de la red internacional de noticias, reporteros de CCTV y The Guardian, visitaron la ciudad peruana de Iquitos la semana pasada para documentar los altos niveles de tráfico de vida silvestre en la ciudad. La investigación condujo a la detención de Germán Serrubio Ríos, un importante traficante que ofrece la vida silvestre al notorio Mercado Belén; que en la actualidad, es el mercado de vida silvestre más grande de Perú, además de servir como puente para el envío de de animales hacia Lima así como al exterior. Durante la investigación, el traficante reveló una red alarmante de corrupción que involucran a las autoridades regionales y nacionales de vida silvestre. De acuerdo con sus declaraciones no sólo ha sido capturado varias veces por las autoridades, mientras traficaba vida silvestre sino que su salida se daba fácilmente debido a los sobornos que pagaba. También reveló que al pagar previamente los pequeños sobornos, recibía protección y la cooperación de las autoridades de vida silvestre realizando documentación falsa para sus animales, lo que le permitía viajar con ellos. Estamos muy contentos con este importante caso debido a que se reveló la escala de la trata y la corrupción que se encuentran comúnmente en el Perú. Estamos siguiendo la evolución de cerca para asegurarnos que esta vez las personas implicadas no escaparán de la justicia y que habrá una investigación adecuada sobre la corrupción que fue revelada en este caso.

Traficante de fauna intervenido por las autoridades. Foto: Noga Shanee/NPC

 

Las autoridades ambientales no cumplen su función en el control del tráfico de fauna en Ucayali, la población sí.

El tráfico de fauna en Pucallpa, Ucayali, es uno de los más altos en Perú. En octubre 2015 se dio un gran avance en la lucha contra este tráfico, el mercado de Bellavista, un mercado que ofreció cientos, hasta miles de animales silvestres, vivos o muertos para la venta diaria, fue clausurado y destruido por la municipalidad Provincial de Coronel Portillo. Aunque este acto no fue con la intención directa de luchar contra el tráfico de fauna, sino en general contra la ilegalidad de este mercado informal, fue definitivamente el más importante avance al nivel nacional a favor de la fauna silvestre. Millones de vidas fueron salvadas solo por el cierre de este mercado ilegal que fue controlado por mafias de traficantes de diferentes tipos de contrabando.

Sin embargo, tenemos que entender que una de las funciones de las autoridades ambientales es luchar contra el tráfico de fauna, específicamente de la Dirección de Gestión Forestal y Fauna Silvestre (DEFFS), la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (FEMA) y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), las cuales no estuvieron involucradas en esta importante acción y sus esfuerzos y acciones para proteger la fauna en Ucayali han quedado casi nulos.

Carne de monte en el mercado Minorista, PucallpaAhora cuando los traficantes de animales silvestres están buscando donde instalarse de nuevo, entrando en pequeños grupos a muchos de los mercados en Pucallpa en busca de lugares seguros para organizarse de nuevo y desde allí ofrecer su mercancía ilícita, se resalta que esto, es en parte debido a la falta de control en los puertos y carreteras, y cabe mencionar que el tráfico de fauna hacia y desde la ciudad sigue igual, la única cosa que ha venido cambiando es que la oferta de fauna dentro la ciudad no es tan abierta ni en tan gran escala como antes.

Es bastante claro que no hay suficiente acción de las autoridades en temas de control del tráfico de fauna. Miremos por ejemplo el caso de la región San Martin, donde el tráfico de fauna es mucho menor, aun así hay intervenciones diarias en temas de fauna, no solo en control, también en sensibilización de la población, en establecimiento de centros de rescate y mucho más. Pero, en Ucayali, todas estas actividades ocurren raramente, algunas veces pasan muchos meses entre las intervenciones dirigidas especialmente para el rescate de fauna. Además, en varias oportunidades hemos tenido que denunciar funcionarios públicos por la entrega de fauna a gente privada, aparentemente sin considerar las leyes vigentes. Denuncias que han sido archivadas o ignoradas.

Durante todas las últimas visitas en Pucallpa, encontramos una gran indiferencia por parte de las autoridades, y las intervenciones que han ofrecido, en base de nuestro trabajo de inteligencia, en donde se identificaron puntos claves de tráfico, fueron canceladas una tras otra, sin explicación satisfactoria.

Sin embargo, la población local, la prensa, los colegios y escuelas, parecen estar mucho más sensibilizados en el tema del tráfico de fauna que las autoridades regionales y nacionales, criticando constantemente a las autoridades por hacerse los de la vista gorda sobre este negocio ilícito y cruel. Así que junto con la población ucayalina, hacemos un llamado a las autoridades a despertar, a salir de sus oficinas, dejar al lado la burocracia, las conferencias y estrategias escritas y salir a las calles a luchar contra unos de los negocios ilícitos, más crueles y dañinos que sufre Perú.

Para mayor información escribir a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Nota en el diario Ahora, sobre la falta de respuesta de las autoridades ambientales frente el trafico de especies

 

 

 

PRONUNCIAMIENTO: SALVEMOS LAS AREAS DE CONSERVACION VOLUNTARIAS Y COMUNALES

PRONUNCIAMIENTO:

SALVEMOS LAS AREAS DE CONSERVACION VOLUNTARIAS Y COMUNALES

 

Las organizaciones y personas que suscriben este pronunciamiento, hacemos un llamado de emergencia ante la situación de riesgo que enfrenta el Área de Conservación Privada – ACP Chaparrí, administrada por la Comunidad Campesina de Muchik Santa Catalina de Chongoyape. Chaparrí es la primera ACP del Perú y constituye un icono del ecoturismo en la región Lambayeque. Sin embargo, está siendo vulnerada en distintos sectores de su territorio.

Un grupo de personas en su mayoría ajenas a la comunidad, ha logrado tomar control legal de la Directiva Comunal mediante documentos falsos, alianzas con la corrupción y abuso de poder por parte de grupos políticos y económicos. A pesar de la denuncia presentada ante la Fiscalía Provincial de Prevención del Delito de Chiclayo el 19 de noviembre del 2015 por Mariela Mercedes Guerrero Díaz, miembro de la Comunidad Campesina de Muchik Santa Catalina de Chongoyape, el Estado Peruano no ha tomado acciones legales en contra de los invasores. Por el contrario, propone como solución terminar el reconocimiento de Chaparrí como área de conservación, dejando el camino libre al tráfico de terrenos y colocando en grave riesgo especies en amenazadas como los emblemáticos pava aliblanca y oso de anteojos.

La nueva Directiva Comunal ha expulsado de la comunidad un total de 180 comuneros, entre ellos a los líderes comunales fundadores del ACP Chaparrí, miembros de ACOTURCH. El Poder Judicial ha fallado a favor de los comuneros expulsados ordenando su reincorporación a la comunidad. Sin embargo, la nueva Directiva Comunal ha hecho caso omiso a la sentencia. Por otro lado, se han inscrito a 570 nuevos “comuneros” que no cumplen con las condiciones para ser miembros de la Comunidad Campesina de Muchik Santa Catalina de Chongoyape, encontrándose entre ellos a funcionarios públicos y miembros de la Policía Nacional del Perú. Asimismo, se ha iniciado un proceso desordenado e inconsulto de enajenación de tierras, lotización para venta de terrenos y la apertura del área a cacería furtiva y minería no metálica. Ocasionando deforestación, depredación de fauna y destrucción de patrimonio arqueológico.

Chaparrí no es un caso aislado, un gran porcentaje de las áreas de conservación gubernamentales, privadas, voluntarias y comunales sufren invasiones a sus territorios y numerosos intentos de conversión de sus bosques a tierras agrícolas, sin considerar la gran importancia ecológica de estas áreas de conservación. Las denuncias ante las autoridades según la ley[1], en la mayoría de casos, no han obtenido el apoyo de las autoridades.     

El tráfico de terrenos en el Norte del Perú está dirigido por mafias y es uno de los mayores crímenes organizados en Perú. Vacíos en la legislación peruana, políticas nacionales contradictorias, e ineficiencia institucional impiden a las autoridades enfrentar el tráfico de tierras eficazmente e incluso lo fomentan[2]. Es absurdo pretender que las comunidades locales se enfrenten solas contra este tipo de criminalidad.

Perú fue reconocido recientemente como el cuarto país más peligroso del mundo para los promotores de la conservación, principalmente debido a la negligencia continua y sistemática del Gobierno Peruano ante conflictos ambientales[3]. La ausencia del Estado en zonas rurales de Perú y su poca disponibilidad para intervenir contra las actividades ilegales y respaldar la conservación, traen como consecuencia que los pobladores locales trabajando en pro de la conservación se vean incapaces de proteger sus iniciativas y vivan recibiendo constantes  amenazas de muerte. El caso de Chaparrí no es la excepción, Etelvina López Vásquez, comunera, y defensora de la Naturaleza, ha recibido amenazas de muerte por parte de miembros de la Directiva Comunal ilegitima.

Por lo anterior expuesto, requerimos el compromiso por parte del Gobierno y SERNANP de mantener el reconocimiento del Área de Conservación Privada Chaparrí como un área protegida complementaria del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas – SINANPE, a perpetuidad, como corresponde. Además, exhortamos al Gobierno a recordar y cumplir sus funciones, entre las cuales se encuentran:

 

  1. Velar por el cumplimiento de las normas contempladas en ley de áreas naturales protegidas, ley forestal y de fauna silvestre, ley de aprovechamiento sostenible de la diversidad biológica, ley de comunidades nativas y campesinas, etc.
  2. Realizar todas las acciones y esfuerzos necesarios para terminar con las invasiones y tráfico de tierras en las iniciativas de conservación,
  3. Respaldar la conservación con hechos, brindando el soporte a la población organizada y comunidades que se esfuerzan por apoyar en el cumplimiento de la meta de deforestación cero al 2021,
  4. Brindar apoyo y protección a las personas dedicadas voluntariamente a la defensa del medio ambiente y de sus territorios.

 

Reiteramos nuestro llamado de emergencia al Gobierno del Perú, medios de comunicación y público en general, ya que retirarle el reconocimiento a la ACP Chaparrí sería un precedente terrible que tendría graves repercusiones para todas las áreas de conservación privada y concesiones para conservación en el Perú. Reiteramos nuestro apoyo incondicional a los líderes de la comunidad responsables de administrar el ACP Chaparrí y a todos los líderes, hombres y mujeres de las diversas iniciativas de conservación voluntaria y comunal que brindan su tiempo, su esfuerzo y su VIDA por conservar bosques que contienen vitales servicios ecosistémicos para todos los peruanos y el planeta.

 

Las organizaciones y personas que suscribimos este pronunciamiento, estamos directamente involucradas con éstas iniciativas, desde organizaciones no gubernamentales que vienen apoyando la creación y gestión de éstas áreas, hasta redes de la sociedad civil titulares de áreas de conservación privada – voluntaria - comunales y concesiones para conservación.

 
29 de agosto del 2016
 
 
 

ASOCIACIONES QUE SUSCRIBEN Y RESPALDAN ESTE PRONUNCIAMIENTO

 

 

  1. Asociación para la conservación de la naturaleza y el turismo sostenible en Chaparrí” – ACOTURCH
  2. Amazon Shelter
  3. Amazónicos por la Amazonía – AMPA
  4. Asociasión Neotropical Primate Conservation Perú
  5. Asociación Peruana de Protección a los Animales – ASPPA
  6. Asociación Peruana para la Conservación de la Naturaleza - APECO
  7. Asociación pro Animales - Pro Vida
  8. Área de Conservación Privada – Bosque Berlín
  9. Central Única de Rondas Campesinas – CUNARC
  10. Centro de Investigación y Promoción del Desarrollo Sostenible – CIPDES
  11. Consejo Noramazónico de Aviturismo y Ecoturismo - CONAVE
  12. División de Ecología del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
  13. Ecología, Conservación, Investigación, Educación y Naturaleza - ECOCIEN S.R.L
  14. Ing. Forestal Eduardo de la Cadena – Ulcumano Ecolodge Concesión con fines de conservación - Oxapampa
  15. Ernesto Ráez Luna – Ex asesor de la Alta Dirección en el Ministerio del Ambiente 
  16. Frente de Defensa “Salvemos Chaparrí”
  17. Fundación Ballena Azul
  18. Grupo Ornitológico de La Rioja Ecologistas en Acción Logroño-España
  19. Juan Ismael Aste Daffós - Asesor principal de la congresista María Elena Foronda.
  20. Heinz Plenge - Área de Conservación Privada La Huerta de Chaparrí
  21. Martin Scurrah – Investigador Centro Peruano de Estudios Sociales – CEPES
  22. MUNDO NATURAL - Centro de Rescate – Tingo María
  23. Neotropical Primate Conservation – NPC UK
  24. Pilpintuwasi - Centro de Rescate
  25. Red Amazónica de Conservación de Loreto – RACOL
  26. Red de Concesiones para Conservación de la Región San Martin – Red CCSM
  27. Red de Iniciativas de Conservación de la Diversidad Biológica de Amazonas – REDDBA
  28. Red Interquorum
  29. Red Interquorum Lambayeque
  30. Blgo. Sandro Chávez Vásquez - Coordinador Nacional Foro Ecológico del Perú - Ex Jefe SERNANP
  31. Simbiosis-Responsabilidad Socioambiental - Escuela de Coaching y DO JAMMING
  32. Unidos por los Animales
  33. Verónika Mendoza Frisch – Ex candidata presidencial Frente Amplio
  34. Vida Digna

 

 

 

 

[1] Autoridad Regional Ambiental, Fiscalía de Materia Ambiental, Fiscalía de Prevención de Delito, Policía, etc.

[2] Shanee & Shanee, enviado para publicación científica

[3] Global Witness, 2014

 

Salvemos Chaparri - Photo: Santiago Ron

 

Unilad ignores pleas over monkey suffering

unilad

A coalition of concerned organizations has asked Unilad to stop sharing images like this one, which misinform
the public about the suitability of primates as pets.

 

PRESS RELEASE for immediate release 27 July 2016

 

“When you're searching for f*cks to give,” ran the banners pasted across a video of Angel, the famous pet monkey, drinking from a green plastic cup and turning the pages of a big book. The video was posted on Facebook by Unilad on July 13, just days after they had been contacted by a coalition of organizations requesting that they review their policy about posting images of primates being kept in pet-like situations, due to the negative effects that such videos are known to have on primates all over the world.   

Angel’s owner claims that the long-tailed macaque is “a rescue,” yet Angel is depicted in dozens of YouTube videos in her owner’s house, cuddling with children and cats, having makeup applied and generally living a life in entirely inappropriate circumstances that are unlike any that a reputable animal sanctuary would provide for her. She is never far from people and never with other monkeys. No primate sanctuary with any understanding of what monkeys need rescuing from would allow such situations to occur with their rescued animals, and they certainly would not publicly post such images of their resident primates. This is because sanctuaries know that such images promote the trade in primates as pets; a trade that inevitably causes suffering for the animals involved, and often for the people, too.

Thanks in part to exposure to images of apes and monkeys living the apparent high life with human companions, the general public often fails to grasp the reality of primate ownership - that primates are undomesticated animals with certain innate needs that are not possible to meet in domestic situations. Being born in captivity does not equal domestication, but many people do not understand this, and are easily and thoroughly convinced that with a whole lot of “love”, a monkey can become a happy member of a human family.

Unilad’s video of Angel travelled quickly through the Internet. Within hours, the video had been viewed thousands of times and now has well over two million hits. As expected, the inevitable “I want one” comments appeared almost immediately. Sadly, Unilad never responded to the coalition of concerned organizations who had so recently asked the organization to reconsider such postings. The title and caption of Unilad’s post, and their continual posting of harmful material, appears to be indicative of how little they care for primate welfare and conservation. Read the letter that Unilad ignored below.

11 July 2016

Dear Unilad,

We are a coalition of animal welfare and conservation organizations with specific expertise in non-human primates. Several of us have contacted you individually about this matter, but none have as yet received a reply. We hope you will take our concerns to heart and let us know what you think of this matter.

Will you consider implementing a policy that limits or eliminates the promotion of images or videos that depict non-human primates in pet-like settings, in human environments, with human companions?

With well over 14 million fans on your Facebook page alone, what you choose to post achieves great visibility and widespread impact. On May 22nd, you posted a video of a so-called “rescued” monkey in a human home, wearing lipstick, and being combed by her human companion (here: https://www.facebook.com/uniladmag/videos/2278236895532690/). This video, like previous similar posts, was almost certainly posted in a spirit of fun. People really do like to see cute videos of humans and animals interacting. What you may not know, though, is that the keeping of primates as pets is a very problematic practice. You are probably unaware that viral images of this sort contribute dangerously to the general public’s misunderstanding about primates and their needs. Exposure to such images can have a seriously negative impact on animal welfare and conservation, particularly when the images are presented as light-hearted, fun diversions.

Uninformed viewers of videos like these tend to form the impression that primates can and do thrive in human company and in human environments. Any credible primatologist, biologist or animal welfare specialist, however, will tell you that they cannot. Multiple studies1–5 have shown that images of this nature influence human perceptions of and attitudes towards primates. These, in turn, shape people’s behaviour towards primates. For example, exposure to videos like the one posted on May 22nd increase viewers’ likelihood to want a monkey as a pet. In other, similar cases, the spread of such videos has directly hindered conservation efforts for highly endangered species6.

Consider the condemnation faced by celebrities who obtain pet primates or pose for photos with endangered animals. Justin Bieber, Dez Bryant Lady Gaga, for example, have all been called foolish and irresponsible for such actions. Unilad would do well to avoid such associations.

We appeal to Unilad, as a powerful source of exposure for viral videos and images of all kinds, to acknowledge that videos such as that posted on May 22nd can have unintended negative impacts. If Unilad and other major sources of these videos and images would stop posting them, then such damage would be largely prevented, and our non-human primate cousins would stand a far better chance at survival in a world that is already stacked against them.

We hope to hear your thoughts on this matter soon.

Sincerely,

Nicola O’Brien, Captive Animals Protection Society (www.captiveanimals.org); Brooke Aldrich, Neotropical Primate Conservation (www.neoprimate.org); Erika Fleury, North American Primate Sanctuary Alliance (www.primatesanctuaries.org); Sarah Hanson and Paul Reynolds, Wild Futures (www.wildfutures.org); Kate Chabriere, Moroccan Primate Conservation (www.mpcfoundation.nl); Professor Anna Nekaris, Little Fireface Project (www.nocturama.org); Dr Sian Waters, Barbary Macaque Awareness and Conservation (www.barbarymacaque.org)

 

 logos

Sources:

1. Leighty, K. A. et al. Impact of Visual Context on Public Perceptions of Non-Human Primate Performers. PLoS ONE10,

e0118487 (2015). http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0118487

2. Ross, S. R., Vreeman, V. M. & Lonsdorf, E. V. Specific Image Characteristics Influence Attitudes about Chimpanzee Conservation and Use as Pets. PLoS ONE6, e22050 (2011).

3. Ross, S. R. et al. Inappropriate use and portrayal of chimpanzees. Science319, 1487 (2008).

4. Schroepfer, K. K., Rosati, A. G., Chartrand, T. & Hare, B. Use of ‘Entertainment’ Chimpanzees in Commercials Distorts Public Perception Regarding Their Conservation Status. PLoS ONE6, e26048 (2011).

http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0026048

5. Aldrich, B. Facial expressions in performing primates: Could public perceptions impact primate welfare? (University of Edinburgh, 2015).

6. Nekaris, B. K. A.-I., Campbell, N., Coggins, T. G., Rode, E. J. & Nijman, V. Tickled to Death: Analysing Public

Perceptions of ‘Cute’ Videos of Threatened Species (Slow Lorises – Nycticebus spp.) on Web 2.0 Sites. PLoS ONE8,

e69215 (2013). http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0069215

 

ENDS

 

Video posted by Unilad on 13 July: https://www.facebook.com/uniladmag/videos/2318415494848163/

Video posted by Unilad on 19 May: https://www.facebook.com/uniladmag/videos/2278236895532690/

 

El tráfico de fauna y la explotación infantil

Por: Noga Shanee, NPC

En el último fin de semana hemos participado en una intervención policial en el distrito de Sauce, San Martin. En la intervención se rescató un mono choro, un mono machin, un pelejo y una tortuga, los cuales estaban siendo utilizados como atractivo turístico para fotografiarse con ellos. Los animales eran manipulados por niños que cobraban un monto de 5 soles a los turistas por foto. Cuatro de los siete niños que hemos identificado fueron capturados por la policía, los cuales, a raíz de lo sucedido, comenzaron a llorar atrayendo a numerosos turistas, que preocupados por ellos, criticaron a la policía por la deteneción de los menores. Los policiales tuvieron un trato muy amable con los niños, pero no se rindieron a la presión de la multitud. Los niños fueron llevados a la comisaría donde se tomaron sus datos y los padres de cada uno de los menores fueron citados. Los padres recibieron una multa de 10 UITs (39 500 Nuevos Soles), la mínima multa según la ley por tráfico o posesión de fauna silvestre. Se procedió a informarles a los padres que el trabajo infantil es ilegal en Perú, advirtiendoles que si se atrevían a castigar a sus hijos de cualquier manera por haber sido capturados por la policía, recibirán un castigo aún mayor por dicha acción. Los menores no fueron sancionados por la policía, solo se les explicó la situación y la importancia de no tener fauna silvestre.

Niña y mono aullador usado como una atracción turística. Foto: Noga Shanee/ NPCEsta intervención trae a la luz un fenómeno muy importante, el uso de niños para el tráfico de fauna. En nuestras últimas visitas a Sauce los que manejaban los animales eran, en su mayoría, adultos, pero al percatarse que las autoridades están interviniendo esta actividad ilegal, han dejado que sus hijos lo realizaran, confiando en que la policía no va a detener a menores de edad.  Esta práctica se puede ver en muchos sitios, niños viajando grandes distancias, en ocasiones acompañados de sus madres y otras solos, para hacer entrega de los animales recién cazados a los traficantes de fauna. La gente no denuncia a los niños y las autoridades, conociendo la crítica y el costo social que implica la intervención con menores de edad, prefieren no intervenir. En el momento en que estos niños y sus madres son detenidos por las autoridades, lloran exclamando que los animales son mascotas de sus hijos, y aunque es sabido que tener animales sivestres como mascotas tampoco es legal, las autoridades no decomisan los ejemplares dejando pasar el suceso. Lamentablemente el empleo de menores en esta actividad se está convirtiendo en una de las tácticas más comunes y utilizadas en el tráfico de fauna.

Felicitamos a la comisaría de Sauce, especialmente al Comisario Julio Erik Reátegui Álvarez por su profesional y correcto procedimiento en esta delicada situación. Para contribuír con el arduo esfuerzo del comisario contra el tráfico de fauna en Sauce hemos realizado 2 días de educación ambiental en las escuelas locales, informando y explicando a los escolares que los animales silvestres no son mascotas, no son atractivos turísticos, y que los niños mismos, también, tienen derechos sociales que no deben ser violados. 

Pedimos la colaboración de todos los ciudadanos, cuando vean niños viajando o trabajando con animales silvestres, no ignoran la situación, den aviso a las autoridades correspondientes para que intervengan como es debido, no solo por la salud y bien estar de los animales, sino también por el bien de estos niños que están siendo explotados, hecho que va en contra de la ley.

Un perezoso y el niño que lo tenia en camino a la comiseria. Foto: Noga Shanee / NPC

Más artículos...

  1. Wildlife Rescue
  2. Informe Anual 2015
  3. Support our spay/neuter program for dogs
  4. El Niño Godzilla y los niños Peruanos

Página 1 de 11

Back to Top
NPC on Facebook